¿Puedo yo aprender a tocar gaita?

La primera vez que vi a alguien tocar la gaita quedé como hipnotizado, una de las primeras preguntas que pasaron por mi cabeza fue la de si yo podría aprender a tocar ese instrumento tan desconocido para mi. No sabía leer partitura y no sabía absolutamente nada de cómo funciona una gaita, pero cuando decidí que esto no sería un impedimento di el primer paso, al poco tiempo empecé a tomar clases individuales y casi sin darme cuenta un día estaba tocando la gaita.

Pero qué fue lo que sucedió para que llegara eso que alguna vez vi tan lejano. Vivimos en una sociedad donde tratamos de evadir momentos incómodos, tratamos a toda costa no salir de nuestra zona de confort y tal parece que quisiéramos que todo viniera fácil. Estamos acostumbrados a escuchar cosas como baje de peso en quince días, aprenda un idioma en un mes y demás afirmaciones de que se puede llevar sin esfuerzo casi cualquier cosa. No hay nada más equivocado. Alcanzar el peso ideal, por ejemplo, no es lo más difícil en la lucha contra la obesidad, sino tener la disciplina y la fuerza de voluntad para cambiar nuestro estilo de vida y hacer de la sana alimentación y el ejercicio parte de nuestra rutina.

Cuando alguien se me acerca y me dice que quiere aprender a tocar la gaita, le pregunto ¿y qué estás haciendo al respecto?, bueno, nada, pero tengo muchas ganas. O les pregunto ¿y cuándo empezamos?, bueno si, sólo termino de pagar mi auto y ya te marco. Sólo pasan mis exámenes y empezamos. He visto que los que de verdad quieren lograrlo no pregonan a los cuatro vientos que tienen muchas ganas, simplemente empiezan por algo que los lleve más cerca de su meta.

Al tocar un instrumento musical aprendes movimientos físicos, entonces a la habilidad para aprender teorías o a la memoria se le suma algo que se denomina memoria muscular. Ésta no llega de un día para otro sino, se va formando a lo largo de horas de dedicación. Practicar de forma habitual mejora las habilidades del lenguaje, la memoria, la conducta y la inteligencia espacial. Además favorece el compromiso para aprender, asistir a ensayos, si se toca en una banda, y practicar en casa.

Se tiene la idea de que algunas personas llegan hasta donde están gracias a su talento, y si es cierto de que algunas personas adquieren habilidades musicales más rápido que otras en diferentes etapas de su vida pero lo que se esconde detrás es que éstas personas pasan por largos períodos de estudio y práctica para adquirir las habilidades necesarias para sobresalir de verdad. Es decir, la perfección viene con la práctica. Compartimos con ustedes este video en donde se habla precisamente de cómo la perseverancia puede llevarte muy lejos.

La gaita es un instrumento para todos, no distingue género, edad o nacionalidad. Así que más allá de preguntarte si la gaita es para ti, pregúntate si estás dispuesto a la disciplina y al trabajo duro, pues como muchas otras cosas en la vida, para aprender a tocar la gaita no hay caminos cortos.

Si te gusta la música y no pudiste estudiar antes nunca es tarde para aprender a tocar la gaita. Muchas personas adultas se animan a cumplir su sueño y tu todavía estás a tiempo, ¡contáctanos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *